jueves, octubre 20, 2005

Las horas de clases

Saben, últimamente he recibido muchas cartas de chicas de todas partes, diciéndome: “Maestro, como hace para escribir esos artículos tan bacanes y a la vez demostrarme que valgo verga, es usted lo máximo, por favor hágame un hijo”.

Bueno, la respuesta es muy sencilla, solo se necesitan tres cosas:

- Ser arrecho
- Tener la inspiración
- Tener la oportunidad

Con respecto a las dos primeras, les comunico que son innatas en mí, pero sobre la tercera si les puedo hablar y para ello les relatares tres casos muy sencillos que me ocurren muy a menudo en mi “linda” universidad, con los que espero responder la pregunta ¿Cómo haces para inventarte tantas huevadas?.

Caso 1
Miércoles 19H00, ESPOL
Clase de Administración


Profesor: Que bueno que no todos hayan decidido faltar a mi clase para ver el partido de la selección.
Rhony: Tranquilo, profesor, yo no me perdería esta clase por nada del mundo.
Kerly: ¿No me digas que a ti no te gusta el fútbol? (Con voz ingenua)
Rhony: Si me gusta, pero no por eso voy a faltar a una clase (Lo que Kerly no sabia, era que mis fuentes me habían informado que ella no iba a faltar a clase y supuse que seria la única en el curso así que decidí sacrificar el partido para estar con ella)
Profesor: Bueno, esto ya esta muy hablado, así que es hora de empezar la clase.

Ringggggggg! Melodía regetonica.

Kerly: Alo, ¿Qué? Ya metieron gol, tan rápido, ¿Cómo? Trago gratis para todas las chicas. Si, ya voy para allá.
Kerly: Profesor, disculpe lo que pasa es que recibí una llamada de mi mamá y me dijo que tenía que regresar a la casa urgente diciendome que mi hamster estaba enfermo, así que debo irme.
Profesor: Claro señorita Kerly, no se preocupe, que por venir, no le voy a poner la falta.
Kerly: Gracias profesor. Rhony, podrías copiar TODO lo que va a dar el profesor en las TRES horas de clases.
Rhony: Pe… Pero no creo que vaya a dar clase, porque soy el ÚNICO alumno en toda la ESPOL.
Profesor: No se preocupe joven que si voy a dar clases porque estamos atrasados con el programa. Además mi mujer me hecho de la casa y no tenia donde ver el partido, por eso vine a dar clases,
Rhony: Chucha y ahora como me le fugo a este hijo de puta.
Profesor: Bueno, el secreto para administrar una empresa es BLA, BLA, BLA, BLA, BLA, BLA, BLA, BLA,.


Pregunto yo. ¿Qué harías tú durante esas tres largas horas?.
No se tú, pero yo me pongo a inventar huevadas.


Caso 2
Lunes 7 a.m., ESPOL
Clase de Econometría Aplicada


Profesor: Bueno señores, es hora de empezar la clase.
Rhony: Que mierda, me muero del sueño, a quien se le ocurre programar esta clase tan temprano, no voy a entender ni verga con tanto sueño.
Profesor: Lo primero que quiero hacer es un breve repaso del curso de Algebra Lineal, para que tengan todo fresco y así no me hagan preguntas fuera de lugar.
Rhony: Verga de país, primera clase y ya va a meter al Algebra.
Profesor: ¿Quién recuerda como saber si una Matriz es Idempotente?
Rhony: Nooooooooooooooooooooooooo.

¿Qué crees tú que hice para no dormirme en aquella clase?
Obviamente INVENTARME HUEVADAS.

Caso 3
Vienes 19H00, ESPOL
Clase de Administración de Ventas


Profesor: Señores, como todos saben, estamos retrasados con el programa, así que hoy nos quedamos las tres horas y saldremos a las diez de la noche. Así que prendan el acondicionador de aire al máximo y apaguen la luz, que voy a prender el proyector para “LEERLES” las diapositivas que prepare.
Rhony: ¿Por qué chucha no las envía por correo y continuamos con otro tema?
Profesor: Bueno, continuando con el tema de la clase anterior BLA, BLA, BLA, BLA, BLA, BLA, BLA, BLA,.


Ya te imaginas que hice para vencer al sueño, al frió y al aburrimiento.
Pues si, me puse a inventar huevadas en mi mente.

Y eso que no le he contado la sobre la “Regla de los cinco minutos”.

Con este artículo, lo que quiero aclarar, es que solo pueden esclavizarte físicamente en un lugar, porque tu mente y creatividad son libres.
Así que cuando vayas en la buseta y el chofer tenga radio Canela a todo volumen, no pierdas el tiempo y proponte crear cosa nuevas y divertidas.

Y recuerda que este consejo te doy, porque El Maestro Camus (marido de tu mujer) soy.