lunes, julio 10, 2006

LOS PADRES SIEMPRE TIENEN LA RAZÓN

Así es, lo queramos aceptar o no, el diablo sabe más por viejo que por diablo, y si existe una persona que te podría dar un consejo realista, desinteresado y sincero con el peso que da la experiencia de estar en este mundo mucho antes que nosotros, ese alguien siempre será tu padre, esta es una lección que me toco aprender pagando como precio mis bienes más preciados y los recuerdos de toda mi vida desde los últimos trece años.

En una ocasión hace ya dos años cuando mi hermano y yo trabajábamos en la empresa de mi papá una vez cometí un error involuntario y tome una decisión equivocada basado en un dato erróneo que mi hermano “El Inmortal” me dio sin la intención de hacer ningún mal, cuando mi papá me lo reclamo le explique lo que había pasado mientras que él en medio de gritos e insultos me dio el consejo más valioso de mi vida y que yo no supe acoger en ese entonces, sus palabras textuales fueron: “CUANDO VAS A ENTENDER QUE SI QUIERES TRIUNFAR EN ESTA VIDA NO LE DEBES CREER NI EL PADRE NUESTRO A NADIE, A NADIE, NI A MÍ, NI A TU HERMANO, NI A TU MAMÁ, NI A NADIE EN ESTE PUTO PLANETA, ES ASÍ COMO YO SOY Y ESO ES LO QUE ME HA HECHO LLEGAR HASTA DONDE ESTOY, Y PRECISAMENTE PORQUE DESCONFIE DE TI Y DE TU HERMANO ES QUE ME DI CUENTA DE LA HUEVADA QUE HABIAN HECHO”.

En ese momento no supe apreciar sus palabras y llegue a menospreciarlas porque no creí que uno deba desconfiar hasta de su madre, pero hoy me he dado cuenta que mi padre tenia toda la razón y mucho más cuando la persona en la que pretendemos confiar esta cegada por alguna influencia externa como lo es el evangelismo.

El sábado pasado al regresar a mi casa después de una empachante comida en perrin con mis panas llegue a mi casa para contemplar con una admiración, melancolía y rabia que nunca antes había sentido los restos de uno de los exorcismos más estupidos de los cuales tengan conocimiento. La debacle en la que habían quedado mis posters de cantantes como britney spears, las spice girls y otras actrices eran casi irreconocibles gracias al aceite de a verga que habían utilizado en su estupido ritual, mi cama y lo que quedo de un portafolios que era un recuerdo de mi padre se encontraban en similar estado, después de unos segundos en que logre controlar la ira que me invadía pensé de inmediato en revisar mis dos cajones llenos de cartas de magic que había acumulado en tres años de empeño y dedicación valorados como mínimo en $150 y para mi desgracia no encontré más que dos cajones VACIOS, los mismos cajones que alguna vez representaron un verdadero esfuerzo físico para poder manipular, hoy se movían tan fácilmente como una hoja en blanco que solo llevaba un mensaje de olvido y soledad debido al vació que albergaban en ellos, todas mis colecciones más importantes de lands, las diseñadas por Kev Walter, mi dibujante favorito, las de dragones, ángeles, y tantas otras, sin contar con las cartas que El Pirata me había encargado que se las cuidara hasta su regreso de EE.UU. (no te preocupes loco que previamente Bender, Ulises Parker y Rock Lee habían cogido las de mayor valor, por el resto ya veré como te lo pago), se encontraran en algún camión recolector de basura o sus cenizas estarán volando junto a las de mis viejas y preciadas revistas y posters de comics y anime ya que hasta el día de hoy desconozco el brutal acto de ignorancia medieval al que tuvieron que haberlas sometido.

El portafolio que guardaba toda la evidencia física de mi existencia, al igual que lo habían hecho mis deseos de jugar durante mucho tiempo, no quiso claudicar a su eterna misión de proteger mis recuerdos ante el episodio de salvajismo que en ese momento estaba ocurriendo y fue por eso que para lograr que desistiera en su eterno puesto de vigía, decidieron recurrir a un cobarde y miserable cuchillo para poder evadir la seguridad que durante trece años le había brindado su contraseña y que solo yo conocía, gracias a la cual había logrado guardar objetos desde mi infancia, recuerdos y regalos de gente que ya no esta conmigo y algunas ni siquiera están en este mundo, aquel preciado bien que en valor sentimental superaba con mucho al total de las cartas antes mencionadas hoy yace en un rincón de mi cuarto como un simple e inservible objeto sin dejar de ser otra cosa que un lejano recuerdo, a semejanza de un abatido veterano del combate que lucho en miles de guerras y que trato hasta sus últimos momentos de su vida de defender su justa causa en una lucha desigual ante un enemigo superior a él en número pero inferior en valor y honor (mi madre, mi tía y su estupido pastor afeminado que seguramente fue quien dirigió aquella sesión de destrucción)

Y aunque las medidas que haya tomado yo en respuesta a aquella atrocidad no son el tema principal de este articulo, si les diré que ahora me encuentro con el deseo de terminar unos pocos detalles para terminar mi carrera, conseguir un trabajo y largarme de aquel lugar que hasta antes de la llegada del evangelismo llame hogar.
El día de hoy después de haber pagado el precio más alto que podía haberme cobrado la vida debo aceptar que mi padre tenía toda la razón y que yo por creer ingenuamente que uno siempre debe poder tener a alguien en quien confiar deposite mi confianza en las dos mujeres que desde niño me criaron y las cuales siempre llame mamá por igual era el que estaba equivocado.

Y si por si acaso alguno de ustedes llega a poseer alguna clase de bien que consideren único y con un valor demasiado elevado como para querer perderlo, pregúntense bien si se lo están confiando a las personas correctas, después de todo hay un proverbio muy sabio que dice: “A mis familiares no los pude elegir, a mis amigos si, por eso son mejores personas que mi familia”, especialmente si a tu casa ha llegado alguna influencia egoísta, tupida y obstruida como el evangelismo para nublar la mente de las personas que te rodean. Y en el caso de que tus tesoros sean secretos, piensa bien a quien se los cuentas ya que otro dicho cita “El hombre es amo de lo que calla y esclavo de lo que dice” y si te preguntas como puede una persona vivir tranquilamente en el mundo pero sin confiar y vincularse con las personas a su alrededor, pues entonces mira a batman que es un chepo y él si lo puede hacer.
Así que sin más experiencias que transmitirles me permito decirles que por favor escuchen el consejo que me dio mi padre y que hoy comparto con ustedes esperando que lo sepan acoger ya que siempre he considerado a mi padre como alguien muy inteligente para que haya podido llegar a ser quien es sin ayuda de nadie.

Y recuerda que este consejo te doy, porque Maestro Camus (marido de tu mujer) soy.